La peor mamá del mundo

Disculpad la ausencia de la semana pasada… El trabajo puede conmigo, y Carlitos ocupa todo el tiempo que queda libre… jejeje.

Tengo que confesaros una cosa. La semana pasada, cuando llegue de trabajar, me puse a caminar con Carlitos, y en un descuido se cayó.

Hasta ahi todo normal (¿qué niño no se ha caído cuando estaba empezando a caminar?), fui corriendo a recogerlo porque estaba llorando boca abajo desconsoladamente y resultó que cuando lo mire a la cara tenia mogollón de sangre (creedme, era mogollón) y salía de la boquita de Carlitos.

Puedo jurar que entre en pánico (y siendo dentista puede resultar cómico) pero cuando es el de una el que aparece sangrando la cosa se ve desde otra perspectiva.

El caso es que se dio contra una esquina del armario y por el golpe se rajo el labio por dentro (menos mal que aun no le han salido los dientes de arriba, ni no los había dejado allí). Estas heridas sangran un montón porque es una zona muy vascularizada y resultan más aparatosas de lo que en realidad son.

Si os pasa en vuestra casa actuad con calma, consolad al niño lo primero y si os deja mirar intentar ver la extension de la herida.

Si no hay ningún diente roto y la herida deja de sangrar a los pocos minutos no hay que preocuparse. Se le va a inflamar mucho y para que no se infecte es necesario que se la limpieis bien con una gasa húmeda en agua. Cuando deje de sangrar le poneis hielo durante unos minutos (envuelto en una bolsa de plástico para que no se queme por el frío).

Si en cambio, la herida no deja se sangrar a los pocos minutos, o hay algún diente roto o que se ha caído, es importante que vayais a vuestro hospital de referencia con urgencia. 

Al igual que os digo que la herida en la boca se suele poner bastante fea de primeras y es posible que os agobie un poco, son heridas que curan tremendamente rápido y mas en niños. Lo normal es que en cuestión de 2-3 días aquello este bien o casi curado.

Eso no quita para que en ese momento un lleveís un susto de muerte. A mi me paso y me metí en la cama ( cuando el niño se durmió) con una mala sensación de la pera. “La peor mama del mundo”, pensaba.

Las fotos de hoy son de 5 días después del golpe, ya veis que el labio esta bien. 😉

img_1838img_1837img_1832img_1826img_1828img_1823img_1817img_1807

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s