SER MAMÁ

SER MAMÁ. Así, con mayúsculas.

Desde el mismo momento en que me enteré de que estaba embarazada ya dejé de dormir; por las nauseas, por la posición en la cama (que siempre tiene que ser de lado) o porque la ansiedad no me dejaba descansar.

Dejé de dormir cuando nace, porque hay una vida que depende de mi y que tiene hambre cada 2-3 horas; y en las horas de en medio, de vez en cuando me asomaba a su cuna para ver si respiraba.

Dejé de dormir porque hay mucha información y no sabía a cual hacer caso. Porque estaba confusa y tenía dudas sobre si lo estaba haciendo bien, si hubiera sido mejor hacerlo como me dijo mi amiga o como leí en aquel libro que me dejó una compañera de trabajo.

Dejé de dormir cuando empezó a ir a la guardería y pilló todos los bichitos del planeta.

Dejé de dormir cuando le reñí porque abrió todos los cajones del armario y sacó toda la ropa. Se puso a llorar y nunca antes le había gritado; en ese momento sentirme mal conmigo misma cobró un nuevo significado.

Dejé de dormir porque también tengo que trabajar y tengo que aparecer presentable. Eso significa que te levantas una hora antes de lo normal, porque ya no tienes solo que vestirte tu, si no también tu hijo/a y quiero pasar todo el tiempo que pueda con el.

Dejé de dormir porque cuando por fin se duerme por las noches, doy parte de mis horas de  sueño a mi pareja, a mi familia o a mis amigos; porque tampoco quiero perderme nada de ellos.

Dejé de dormir cuando fuí al hospital a las 12 de la noche y acabé esperando 2 horas por un simple catarro. Porque me asusté y no sabía lo que le pasaba.

¿Y por qué soy MAMÁ entonces? Porque hay una sonrisa desdentada que me hace sonreír hasta cuando la imagino. Porque cuando no estoy con él y tengo un segundo, miro los video sque le hice por la mañana con el movil. Porque cuando llego a casa corre hacía mi como si yo fuera la persona mas importante de mundo.

Por eso SER MAMÁ es con mayúsculas, porque el agotamiento no es nada en comparación con el amor que sientes, porque sabías que tu madre te quería hasta el infinito, pero es ahora cuando conoces su magnitud.

Bea.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Mejor explicado imposible. Con tu permiso, te sigo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s